La nanotecnología se puede definir como la ciencia y la ingeniería involucradas en el diseño, síntesis, caracterización y aplicación de materiales y dispositivos cuya organización funcional más pequeña, en al menos una dimensión, está en la escala nanométrica o una milmillonésima parte de un metro. A estas escalas, la consideración de moléculas individuales y grupos de moléculas que interactúan en relación con las propiedades macroscópicas a granel del material o dispositivo se vuelve importante, ya que tiene un control sobre la estructura molecular fundamental, lo que permite el control sobre las propiedades químicas y físicas macroscópicas. La nanotecnología ha encontrado muchas aplicaciones en medicina.

Estos materiales y dispositivos pueden diseñarse para interactuar con células y tejidos a nivel molecular (es decir, subcelular), para aplicaciones en medicina y fisiología, con un alto grado de especificidad funcional, lo que permite un grado de integración entre la tecnología y los sistemas biológicos no alcanzable anteriormente. Debe apreciarse que la nanotecnología no es en sí misma una sola disciplina científica emergente, sino más bien, una reunión de diferentes ciencias tradicionales, como la química, la física, la ciencia de los materiales y la biología, para reunir la experiencia colectiva necesaria para desarrollar estas nuevas tecnologías. La promesa que aporta la nanotecnología es multifacética, ofreciendo no solo mejoras a las técnicas actuales, sino también proporcionando herramientas y capacidades completamente nuevas. Fuente: NCBI.