CAPP

Durante la actual pandemia de COVID-19, decenas de sistemas de salud y grupos médicos han tenido dificultades para aumentar sus capacidades de telesalud. Sin embargo, los sistemas de salud más progresistas y organizados del país ya estaban bien preparados para brindar atención virtual. Uno de los más exitosos en ese sentido es Henry Ford Health System (HFHS), un sistema de salud integrado sin fines de lucro en Michigan. El despliegue exitoso de salud virtual de HFHS durante la crisis actual de COVID-19 proporciona un modelo de trabajo para que otras organizaciones maximicen sus programas de telesalud/telemedicina.

En esta entrevista exclusiva, Courtney Stevens, directora de Atención Virtual en HFHS, brinda información sobre cómo su organización pudo posicionar rápidamente la atención virtual para apoyar a los posibles pacientes con COVID-19 y otros durante este tiempo.

Courtney, cuéntenos sobre usted y su organización

El Sistema de Salud Henry Ford es un sistema de atención médica integral, integrado y sin fines de lucro que presta servicios en el sureste y el centro de Michigan. Brindamos atención a miles de pacientes al año y contamos con más de 30,000 empleados en hospitales y centros médicos en toda nuestra región.
Llevo más de 13 años en HFHS y ayudé a desarrollar la estrategia y el programa de atención virtual de nuestra organización, también conocidos como telesalud y telemedicina. Nuestros programas abarcan programas para pacientes hospitalizados, ambulatorios, domiciliarios y de urgencias, así como programas sincrónicos (en tiempo real) y asincrónicos (correos electrónicos, mensajes en línea, imágenes y cuestionarios transmitidos a través de portales para pacientes). Mi experiencia es en ingeniería industrial, por lo que aporto un enfoque de «resolvamos este problema» a las capacidades de atención virtual de nuestra organización.

¿Cuál es el objetivo general del programa Virtual Care de HFHS?

Nuestra misión es evolucionar la prestación de atención innovadora para mejorar la salud y el bienestar a través de tecnología accesible que impulsa la conexión y la colaboración, cuándo, dónde y cómo más se necesita. Los programas de atención médica virtual de HFHS comenzaron hace más de 10 años y se implementaron rápidamente en la mayoría de las especialidades y subespecialidades de la organización. Más de 45 especialidades están ahora activas. Si bien el énfasis inicial fue la atención primaria y la salud del comportamiento, el uso de las capacidades de atención virtual se ha extendido a todo el continuo de la atención, incluidas las especialidades médicas y quirúrgicas.

¿Cómo ha afectado el COVID-19 a su programa?

La aparición de COVID-19 llevó a HFHS a implementar visitas de video, lo que permite al paciente conectarse usando nuestro portal de pacientes EMR desde su dispositivo personal en el hogar, en una gama aún más amplia de especialidades para promover el distanciamiento social y reducir la exposición de los pacientes y el personal. Algunas de estas ampliaciones incluyeron especialidades quirúrgicas como cirugía cardíaca, neurocirugía, ortopedia, cirugía plástica, cirugía vascular, etc. y especialidades médicas como alergia, cardiología, dermatología, endocrinología, pulmonar, reumatología, salud de la mujer, etc. Mientras que algunas cirugías electivas puede posponerse, hay miles de pacientes en todo el estado que aún necesitan servicios de atención médica. Tuvimos que crear una opción de servicio virtual para protegerlos de infecciones y ayudar a facilitar las citas. Nuestra estrategia de atención virtual incluye características que permitieron las conexiones de video y la obtención de información a través del portal del paciente, lo que brinda la posibilidad de que los médicos y los pacientes se conecten virtualmente. Pudimos expandir aún más el alcance de la atención virtual debido a la flexibilización de las regulaciones de telesalud a través de exenciones de emergencia de salud pública por parte de los reguladores estatales y federales, especialmente con respecto a los servicios aprobados de telesalud, la expansión de los sitios de origen aprobados y HIPAA.

¿Cuáles son algunos de los desafíos que enfrenta?

Las regulaciones siguen siendo inciertas y cambian con frecuencia, lo que requiere una revisión constante y la incorporación de nuevas pautas. Una de las principales preocupaciones de los reguladores era garantizar la privacidad de las comunicaciones con los pacientes. Como HFHS ya había desarrollado y utilizado su plataforma de comunicación segura y compatible con HIPAA antes de la pandemia, hemos podido garantizar mejor la seguridad de todas las comunicaciones.

¿Cuánto ha crecido el programa Atención Virtual?

En 2019, antes del COVID-19, los proveedores de HFHS realizaron más de 17 000 visitas virtuales (sincrónicas y asincrónicas), alrededor de 65 por día. Una vez que la pandemia de COVID-19 llegó a Detroit, Michigan (alrededor del 16 de marzo), ese número se disparó a más de 1500 por día. La adaptación a ese rápido nivel de cambio no se puede hacer de la noche a la mañana. Requiere un sistema y políticas maduros, así como la tecnología y el hardware para permitir que estas conexiones ya estén en su lugar. Sin embargo, la experiencia de HFHS puede demostrar que cualquier organización, sin importar dónde se encuentre en el proceso de adopción de tecnología de salud virtual, puede construir e implementar de manera efectiva y eficiente programas de telesalud y telemedicina.

¿Hay algo más que le gustaría decir sobre la salud virtual en el entorno actual de COVID-19?

El valor de contar con un sistema de salud virtual escalable es inmenso para una crisis como esta. Ahora que muchos médicos y pacientes lo han probado, no volverán a la forma anterior, sino que esperarán la conveniencia de la atención remota como el statu quo. Hemos dado un gran paso adelante en la forma en que se brinda atención médica en los EE. UU. Entrevista completa en la Fuente: CAPP.