Entrevistador: Lic. José Antonio Paredes C. (JAPC).

Entrevistado: Ing. Morel R. Orta (MO), miembro honorario de la Fundación Proyecto Maniapure en Venezuela. Ingeniero en Sistemas egresado de Boston University y del Programa Avanzado de Gerencia del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA). Past-chair de la American Telemedicine Association Latin American Chapter (ATALACC) y past-presidente de Asociación Iberoamericana de Telesalud y Telemedicina (AITT). Actualmente co-fundador y vicepresidente de la Asociación Venezolana de telesalud y telemedicina.

En esta entrevista analizamos desde su experiencia los retos que ha afrontado en su participación en puestos directivos en asociaciones dedicadas a la promoción y fortalecimiento de la telesalud y la telemedicina en Venezuela y en América Latina, en esta época de incertidumbre post-pandémica.

JAPC: Agradezco al Ing. Morel Orta que nos haya permitido realizar esta entrevista para nuestros lectores en América Latina, donde abordaremos temas de Telemedicina y Telesalud desde su experiencia y opinión, con énfasis en Venezuela y en la región de América Latina.

MO: Buenas tardes José Antonio, es un gusto conversar contigo de este tema que nos apasiona y que es de suma importancia, como lo es la Telemedicina; gracias por la invitación.

JAPC: ¿Cómo ingeniero en qué momento de tu vida profesional hiciste click o conexión con el sector salud, que fue lo que despertó en ti ese vínculo entre tu profesión y la rama de la salud?

MO: hace aproximadamente 20 años, invitado por la Fundación Proyecto Maniapure, visité el centro La Milagrosa, centro de salud rural, ubicado en la región de Maniapure, al oeste del Estado Bolívar en plena Amazonía venezolana. El viaje nos tomó aproximadamente dos horas en una avioneta Cessna 206, desde la ciudad de Caracas hasta la comunidad. En ese centro de salud, con la ayuda de internet satelital, se realizaba una actividad llamada “telemedicina”, término desconocido para mi hasta ese momento. Tanto fue el interés que el tema despertó en mí, que me volví un estudioso de esa nueva forma de ejercer la medicina, y que permitía llevar atención médica de calidad a regiones remotas de la geografía nacional.

JAPC: ¿Cuáles considera son los nuevos paradigmas que nos plantea este nuevo siglo en los avances en desarrollos tecnológicos en telesalud y telemedicina?

MO: El impacto que están teniendo y tendrán las nuevas tecnologías en la telesalud, y en especial, en la práctica de telemedicina son inmensos. No olvidemos que estamos inmersos en un proceso transformación digital que nos está obligando a repensar la forma de hacer las cosas y que convierte al paciente en el actor principal en los procesos de prestación de servicios de salud. Ahora el paciente es mucho más educado y mucho más informado, en otras palabras, es mucho más digital. Con la incorporación cada día de nuevos dispositivos del mundo del internet de las cosas médicas (IoMT), los macrodatos (Big Data) y la inteligencia artificial (AI), la forma de ejercer la atención primaria cambiará para siempre. Si tomamos en consideración que nuestros países no cuentan con suficientes médicos para atender el cada día creciente número de pacientes, muy pronto nuestro médico de atención primaria será virtual tipo “chatbot” y residirá en nuestros teléfonos inteligentes, capaz de monitorear nuestros signos vitales en tiempo real las 24 horas del día. De esta forma la telemedicina se convertirá en la herramienta ideal para la atención de pacientes, volviéndose en una práctica común en la atención médica.

JAPC: La accesibilidad al sistema de salud con motivo de la pandemia creció de manera exponencial en muchos países, es decir, el uso de las tecnologías en salud, ¿Cómo fue en Venezuela?

MO: La situación en Venezuela fue muy similar a la ocurrida en el resto de los países de la Región. Fueron muchas las iniciativas surgidas para el monitoreo remoto de pacientes y para la validación diagnóstica de los posibles casos de COVID-19. Sin embargo, este incremento se observó en las grandes ciudades donde la conectividad a servicios de datos es buena. En el resto del país, y en particular en las zonas rurales desconectadas de todo servicio de internet, esta oferta de servicio fue escasa o casi nula.

JAPC: ¿Cómo puede la Telesalud mejorar las condiciones o vida de los pacientes?

MO: La telemedicina, en especial en las zonas rurales alejadas de las grandes cuidades, es la única opción que tienen los pacientes para recibir una atención de médica de calidad. Y cuando hablo de telemedicina, hablo desde una simple llamada telefónica de un paciente a su médico, de una videoconsulta donde la disponibilidad de banda ancha lo permita, hasta un servicio de telemonitoreo de pacientes en sus hogares.

JAPC: ¿Considera que el sector salud en América Latina ha dado un paso adelante en la forma en que se brinda atención médica?

MO: Son pocos los países de la Región donde el sector público ha asumido la telemedicina como una opción para brindar atención médica a sus ciudadanos. La gran mayoría ni siquiera ha considerado la telemedicina como una opción válida para ofrecer servicios de salud. La mayoría de las iniciativas existentes se están dando en el ámbito privado, en las universidades y por ONG. Por experiencia puedo decir, que sin la adopción de la telemedicina, muchos de nuestros países no estarán en capacidad de bridar servicios de salud a sus ciudadanos, sobre todo aquellos que residen en las zonas rurales remotas de nuestros países.

JAPC: Los avances en la ingeniería biomédica nos han permitido la posibilidad que en determinadas modalidades de telemedicina sean utilizados como herramientas para el diagnóstico, ¿Cómo es posible esto, como se integran los dispositivos médicos a la telemedicina?

MO: Sin duda los dispositivos biomédicos juegan un papel fundamental de la práctica médica y mucho más en la práctica de la telemedicina. Cada día, aumenta el número de dispositivos denominados del Internet de las Cosas Medicas (IoMT), cuya única función es la captura, procesamiento y envío de datos biomédicos de los pacientes. Datos que son enviados a grades bases de datos en la mayoría ubicados en la “nube” y analizados en tiempo real con herramientas basadas en Inteligencia Artificial, capaces de identificar y emitir diagnósticos con un 95 % de precisión. Todo ello sin intervención humana. Las oportunidades son infinitas.

JAPC: ¿Cuáles son las tendencias en temas de Telemedicina y Telesalud en Venezuela o América Latina, desde su punto laboral o de experiencia?

MO: En Venezuela las únicas oportunidades existentes se están dando en el ámbito privado y unas pocas en el ámbito académico. Lamentablemente el país no cuenta con la conectividad y el acceso al internet de banda ancha que demanda la práctica de la telemedicina. En cuanto a la Región cada país marcha a su ritmo, solo aquellos que han visto la telemedicina como una opción para llevar servicios de salida a la población, han dado pasos importantes para su implementación.

JAPC: ¿Cuánto tiempo lleva trabajando en temas relacionados con la Telesalud – Telemedicina?

MO: Han pasado 20 años desde mi introducción a la telemedicina, tema que me apasiona y al cual he dedicado todos estos años. Ahora me focalizo en el papel de la telemedicina en los procesos de transformación digital de los sistemas de salud y el rol que juega la telemedicina en las estrategias nacionales de salud digital.

JAPC: ¿Concuerda en que llevar un proceso o proyecto de telemedicina es a través de mesas multidisciplinarias y plurales?  ¿Por qué?

MO: Sin duda los proyectos de telemedicina, y de salud digital, deben ser manejados en un contexto amplio, multidisciplinario y plural. Y esto es un requisito que demandan los procesos de transformación digital, y el sector salud no es la excepción. Con esto quiero decir que se requiere la participación de profesionales de múltiples disciplinas, y esto incluye áreas como: salud, tecnología de la información y la comunicación, educación, ciencias sociales, economía, legisladores, entre otros.

JAPC: ¿Hay algún consejo que le gustaría compartir a profesionales de la salud que deseen incursionar en Telesalud y Telemedicina?

MO: Sin duda, la práctica médica está cambiando de forma acelerada y va a requerir de nuevos profesionales y profesiones que aún ni siquiera existen. La capacidad para innovar y colaborar se convertirá en las habilidades más buscadas en esos nuevos profesionales. La telemedicina será la herramienta por excelencia para la transformación digital de la práctica médica, así que las oportunidades son infinitas.

JAPC: ¿Cuál es la relevancia de utilizar estándares (médicos y tecnológicos) en proyectos de telemedicina?

MO: Los estándares, tantos médicos como tecnológicos, son un elemento fundamental y de garantía para la interoperabilidad de los sistemas. Los sistemas deberán estar en capacidad de comunicarse entre sí, de lo contrario, no pasarán de ser iniciativas aisladas desconectas y sin capacidad de aprovechar el cúmulo de herramientas disponibles. En esto es clave el rol de los marcos regulatorios de nuestros países. Los estándares de seguridad juegan además un rol importante en la privacidad y protección de los datos de los pacientes.

JAPC: ¿Cuál es su opinión respecto al avance que ha tenido la práctica de Telemedicina Internacional en América Latina?

MO: Como decía anteriormente, cada país de la Región marcha a su ritmo en la práctica de la telemedicina. No es un secreto la existencia de servicios de telemedicina transfronterizos, lo cual sin duda representa un riesgo para los pacientes que reciben el servicio. Ningún país de la Región, basado en los marcos normativos vigentes, permite que se comparta datos de pacientes con empresas u organizaciones en el exterior, aunque sabemos que está ocurriendo, muchas veces sin el consentimiento informado del paciente. Lo ideal sería, que para ciertos y determinados servicios no disponibles en nuestros países, exista la posibilidad de hacer uso de estos a través de telemedicina, previo consentimiento del paciente y de las autoridades responsables.

JAPC: ¿Cuáles son los beneficios de la telemedicina durante la pandemia de COVID-19?

MO: Gracias a la telemedicina se pudo atender a un número mayor de pacientes en sus hogares, uno por que la atención presencial implicaba un riesgo, tanto para el personal de salud como para los pacientes, y otra a que gracias a la telemedicina se pudo hacer un uso óptimo de los pocos recursos disponibles en un momento en el que se encontraban saturados los servicios de salud. Gracias a la pandemia se pudo demostrar la utilidad de la telemedicina y como esta puede complementar los servicios tradicionales de atención médica.

JAPC: ¿Qué significa la seguridad digital del paciente en el contexto de telesalud y telemedicina?

MO: La seguridad digital del paciente viene dada por todas aquellas acciones y mecanismos que se deben adoptar para garantizar la privacidad, seguridad y protección de los datos de los pacientes. Todas los marcos normativos y regulaciones existentes se focalizan en este aspecto. Seguridad que cubre todos los componentes involucrados en una teleconsulta y cuyo inicio debe estar precedido por la firma del consentimiento informado.

JAPC: Usted forma parte de directiva de la Asociación Venezolana de Telesalud y Telemedicina, ¿Nos puede explicar cuál es su misión y desde cuando es una realidad?

MO: La Asociación Venezolana de Telesalud y Telemedicina es una institución privada sin fines de lucro, comprometida con la mejora de la prestación sanitaria a través del uso de tecnologías de la información y la comunicación. Es nuestro mayor interés promover un centro de conocimiento accesible para todo profesional interesado en el tema. También ser referencia nacional en temas de salud y telemedicina desarrollada en el país para contribuir al bienestar, no solo de los venezolanos, sino de los países de la Región. La asociación recién cumplió dos años de creada.

JAPC: Agradezco al Ing. Morel R. Orta, por colaborar, por promover la telesalud y por su tiempo en este ejercicio informativo, nuestra comunidad lectora de la asociación y lectores en general estarán muy satisfechos por su aporte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.