Su origen es puramente tecnológico: dar una solución ante el gran volumen de datos disponibles para poder guardar, analizar, procesar y crear valor y conocimiento. Hasta hace poco, las bases de datos estructuradas han dado respuesta a esta situación.

El reto actual y del futuro es combinarlas con otros tipos de datos llamados no estructurados que son datos generados en distintos dispositivos, aplicaciones o formatos. Sin duda, un mundo complejo de datos que uno a uno tienen un valor importante, pero que combinados multiplican ese valor. Fuente: APD.

Quienes saben qué es Big Data tienen claro qué, al hablar de grandes datos en relación con la salud, se hace referencia a la recopilación, el análisis y el aprovechamiento de información de pacientes. Información que es demasiado vasta y compleja para ser entendida por los medios tradicionales de procesamiento de datos.

Los grandes datos son procesados por algoritmos de aprendizaje automático y científicos de datos. La digitalización de la información sanitaria y el aumento de la atención basada en el valor es lo que ha alentado a la industria a utilizar el análisis de datos para tomar decisiones estratégicas. Entender qué es Big data y para qué sirve proporciona importantes ventajas a hospitales, centros médicos, clínicas, laboratorios y centros de investigación de la salud. Fuente: Universidad Internacional de Valencia.