CanVa

¿Has escuchado a cerca de la telemedicina o telesalud?

María Quijada C.– Ambos conceptos se utilizan frecuentemente como sinónimos, sin embargo, la telesalud hace referencia al ámbito preventivo ya que ésta se utiliza para realizar campañas de concientización para invitar a la población a tomar medidas preventivas, sobre todo, se ha hecho presente en la actualidad, durante la contingencia sanitaria que surgió por motivo del COVID-19. Mientras que, la telemedicina es el intercambio de información médica entre dos sitios a través de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y, específicamente dentro de este concepto, el uso de las mismas permite la atención médica cuando médico y paciente no coinciden física y/o temporalmente.

El acceso remoto a diagnósticos y a diversos tratamientos de salud ya es una realidad para los pacientes. La tecnología disponible en la actualidad; hace posible que un diagnóstico llegue a un paciente situado a kilómetros de distancia del médico; también, que personas que no pueden trasladarse puedan recibir tratamientos, además que con su utilización pueda determinarse el estado de salud clínica de un paciente e incluso monitorear sus signos vitales.
La telemedicina, está cambiando el modo en que funcionan los sistemas de salud en todo el mundo. Y bien, ¿Qué beneficios trae consigo la implementación de la tecnología en el sector salud? Con programas y actividades de telesalud y telemedicina es posible mejorar la adherencia de los pacientes a su tratamiento y el registro de la toma de medicamentos, además de esto, con la prescripción digital (receta electrónica), es posible que el profesional prescriba desde cualquier lugar, sin dejar de mencionar los grandes beneficios económicos, por la optimización de los procesos y recursos.

Más allá de eso, la telemedicina tiene el potencial de mejorar las condiciones de salud en todos los niveles, de reducir las brechas o desigualdades en salud, la prestación de servicios de salud con calidad y seguridad, la prevención de contagios por contacto y garantizar que la salud contribuya al desarrollo del país con grandes avances en materia de tecnología y salud. Desde el año 2005 la Organización Mundial de la Salud (OMS), emite una resolución sobre “esalud”, en donde reconoce el impacto que el uso de las TIC’s representa para brindar servicios de atención médica, la salud pública, vigilancia epidemiológica, educación en salud, investigación y para las actividades y disciplinas relacionadas. Entre las recomendaciones, establece desarrollar planes estratégicos de largo plazo para la implementación de servicios electrónicos de salud, considerando los marcos legales y de infraestructura adecuada, enfocándose a promover un acceso equitativo, disponible y universal a los servicios de salud.

No solamente contar con programas y actividades de telesalud y telemedicina se ha vuelto imprescindible en la actualidad con la llegada de la pandemia de COVID-19, de igual modo, es posible atender pacientes que padecen enfermedades crónicas y no crónicas para evitar incumplir las medidas de confinamiento ante una emergencia sanitaria como la hoy nos plantea una nueva normalidad. Incluso, se pretende que por medio de aplicaciones móviles también los pacientes puedan realizar ejercicios de rehabilitación en sus domicilios (lo que se denomina “tele-rehabilitación”) lo anterior, utilizando sensores de movimientos similares a los utilizados por las consolas de videojuegos.

Ya es una realidad que se encuentran en desarrollo programas de atención sincrónica (tele-consultas) por medio de videoconferencia entre la historia clínica electrónica y el portal de pacientes. Sin embargo, queda entonces por analizar cuáles serán esos efectos del avance de la telemedicina desde el punto de vista de la industria. ¿Cuán positivo será el impacto en nuestra población?, ¿impactará en un mejor acceso a los medicamentos?, Por otro lado, ¿deberá la industria explorar nuevos nichos de mercado, como por ejemplo desarrollo aplicaciones de salud o programas de teleasistencia? ¿Cómo se regulará dicha práctica? ¿Se modificará la forma de hacer negocios dentro de la industria farmacéutica? Son muchas las preguntas que caben hacerse y muchos temas que atender a la par, sin dejar de tener en cuenta los beneficios de la implementación de la tecnología en la salud… uno de los más importantes sería la afectación económica, entre otras interrogantes. Fuente: INCIDE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.